Medios no sexistas (Parte 1)

Medios no sexistas (Parte 1)

El día domingo 15, luego del súper clásico chileno, el diario La Tercera titulaba: “¡Celebración alba! La paternidad se estira aún más”, haciendo referencia al triunfo de Colo colo. Más allá del motivo de la frase, es innegable el tono de machismo que prima en ella, así como en nuestro vocablo, reflejado en nuestra prensa y sobre todo en nuestras comunicaciones. Hablar de la paternidad de un equipo continúa con lógicas sexistas de posicionar a los hombres y su dominio como el modelo ganador.

Otro ejemplo de esto, ocurrió el 11 de abril de este año, cuando El Mercurio consignaba: “La “Alexis Sánchez” que dejó a Chile con un pie en la ronda final de la Copa América Femenina”, para referirse a María José Rojas, jugadora de la selección femenina de futbol que destacaba en su desempeño. El error del periódico estaba en utilizar nuevamente un referente masculino para señalar el éxito de la jugadora.

Los medios de comunicación son un reflejo de las culturas, además deben ser responsables de lo que comunican. En marzo pasado, el colegio de periodistas lanzó una campaña por apelar a medios no sexistas, que apelaba a dejar de lado expresiones como las de La Tercera o de El Mercurio, aportando a crear una sociedad que no discrimine ni que siga valorando lo masculino como lo exitoso.
Lo que necesitamos son medios que respeten los derechos de las mujeres y que cuiden su lenguaje de aquellas expresiones que pueden denigrarnos, o que nos presenten en desventaja y diferencia con respecto al género masculino. Tampoco apelamos por hablar de la maternidad en los partidos, sino que a no pensar que los triunfos se asocian necesariamente a un género u otro.

Chile ha avanzado mucho en eliminar las distinciones de género, pero aún quedan restos de segregación que se cuelan en nuestro día a día, en nuestras expresiones y en nuestros titulares. Como comunicadores tenemos un rol innegable en la formación de sociedades más justas y los medios chilenos aún están en deuda por lograr llegar a ser completamente no sexistas.

Columnas