Una contribución, pero no una solución definitiva

Una contribución, pero no una solución definitiva

El anuncio del gobierno respecto al Plan Nacional de Medicamentos viene a sumarse a otras iniciativas para enfrentar el grave problema de accesibilidad de medicamentos y a precios más justos, por cierto que no soluciona por sí mismo el conflicto de fondo que existe en la materia.

Mejorar la distribución es sin dudas una gran medida, pero que debe ser reforzada con un fuerte impulso a las farmacias ‘de barrio’ y a las farmacias comunales. En Chile existen tres grandes cadenas de farmacias, las cuales dominan casi la totalidad del mercado, eso ha llevado a que se produzcan situaciones lamentables como la colusión, entre otras.

Se debe potenciar la producción y distribución de bioequivalentes, lo que sin dudad es un gran aporte y ya se visualiza un impacto directo en la disminución de los precios de los medicamentos, pero siguen muy caros. En esa línea es clave potenciar la Central de Abastecimiento, de esta forma las mencionadas farmacias de barrio y comunales podrán acceder a mejores precios y competir con las grandes cadenas en forma más equitativa.

Se requiere además una legislación más robusta, que entregue sanciones ejemplificadoras para quienes cometan delitos de colusión. La salud es un bien de primera necesidad para un país y el Estado debe velar siempre por que este servicio sea justo, de calidad, eficiente y esté al alcance de toda la población.

Patricio Silva
Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, U.Central

Columnas - Leer Más