El respeto a nuestro cuerpo

El respeto a nuestro cuerpo

Siempre que se habla de las mujeres, se destaca su capacidad de hacer muchas cosas a la vez. Somos trabajadoras, amigas, hijas, mamás; asumimos diversos roles durante nuestra vida y siempre estamos en más de una posición o tarea. Nuestro cuerpo debe aguantar todas las responsabilidades que acarreamos y todas las responsabilidades que se nos han impuesto.

La mujer siempre ha tenido que estar a cargo de muchas cosas y si bien nuestra sociedad se está transformando, aún es más común ver mujeres a cargo del hogar y la familia, además de ser profesionales. Si bien, la imposición es externa y se nos juzga de esta forma, las mujeres hemos tenido la habilidad de ser todo lo que se nos exige.

Contamos con la capacidad de hacer, pero debemos ser conscientes de nuestros propios límites. Corremos tantas horas como tiene el día y exigimos al máximo a quien nos acompaña siempre, nuestro cuerpo. Es él quien recibe todo lo que nos llega y proporciona todo lo que tenemos para dar. El autocuidado es clave para ser aquella mujer que se nos exige día a día.

La vida misma nos premia con la oportunidad de ser y es el cuerpo el vehículo más concreto para rendir en todo lo que nuestro cotidiano nos demande; trabajadoras, amigas, hijas, mamás, todos nuestros roles los cumplimos gracias a este transporte de emociones y sensaciones que es el cuerpo. Particularmente el cuerpo femenino es especial al además proporcionar vida.

Por lo mismo, nuestro entorno debe ser siempre consciente del nivel de las exigencias, pero es muy importante saber poner límites propios; ya sean en términos laborales, amorosos, familiares o corporales, hay que saber cuidarse siempre.

Sofía Reyes Medina
Periodista

Columnas