Demencia en la vejez, un problema de salud que se puede prevenir

Demencia en la vejez, un problema de salud que se puede prevenir

Los trastornos neurocognitivos, o demencias, son problemas de salud que se caracterizan porque la persona ve alterado su funcionamiento cognitivo y conductual, lo cual limita su capacidad para realizar actividades cotidianas. Ante este deterioro, la persona puede requerir mayor ayuda de quienes le rodean o de compensaciones en su ambiente para continuar manteniendo su capacidad funcional.

Durante años, se creyó que las demencias eran inevitables e inherentes al envejecimiento. Sin embargo, gracias a la investigación científica, orientada a conocer formas para un mejor envejecer, sabemos que los trastornos cognitivos que pueden ocurrir en la vejez no son parte normal de envejecer, siendo, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer la causa más frecuente de demencia. Hoy también sabemos que las demencias pueden prevenirse.

Cuando se habla de prevención en salud, abordamos los factores de riesgo asociados a los problemas que buscamos prevenir. Existen factores de riesgo modificables, que son los que se pueden evitar a través de estrategias de salud y factores de riesgo no modificables. Para el caso de la demencia, se ha estimado que en América Latina un 56% de los casos podrían prevenirse con esfuerzos centrados en reducir los factores de riesgo modificables.

Con este propósito, la Organización Mundial de la Salud ha publicado una primera guía para la prevención del deterioro cognitivo, identificando como factores de riesgo modificables la inactividad física, fumar tabaco, consumir alcohol, sobrepeso, hipertensión arterial, colesterol elevado, depresión, aislamiento social y sentimientos de soledad. Intervenir tempranamente permitirá reducir estos factores de riesgo de deterioro cognitivo.

Dr. Jean Gajardo
Director Centro de Salud Pública, U.Central

Columnas - Leer Más